Uzbekistán, un paseo por la Ruta de la Seda

, , Leave a comment

uzbekistán

Uno de los destinos emergentes dentro del turismo internacional es Uzbekistán, cada año este enigmático país de nombre casi impronunciable aumenta considerablemente el número de viajeros que buscan en su territorio disfrutar de una experiencia única. Quizás sea un desconocido que se está quitando el velo invisible para occidente y lo cierto es que motivos no le faltan para atraer a los turistas.

Uzbekistán está situado entre Europa y Asia, por su enclave geográfico fue uno de los lugares más transitados en el pasado cuando la mayoría de viajes se hacían por tierra y se cubrían en tren o montados a caballo. En especial un trayecto ha teñido y ha profundizado en el ideario del país, la Ruta de la Seda. Precisamente este preciado material pasaba por Uzbekistán camino de a China, dónde los artesanos trabajaban la seda para confeccionar uno de los artículos más preciados de antaño.

Por estas tierras han pasado, y todavía siguen pasando, miles de caravanas y de carretas que transportan grandes cantidades de materiales como la mencionada seda, piedras preciosas, marfil o las más selectas especias llegadas desde la India. Carretas que eran impulsadas por animales y personas en las que esta cultura caló. Hoy en día en Uzbekistán todavía hay multitud de poblados nómadas que viven viajando sin cesar porque en su ADN está la idea de que viajar es vida.

Un viaje que merece la pena emprender únicamente para contemplar la cultura de Uzbekistán. En ocasiones sólo podremos observar porque el carácter algo sobrio y cerrado de los autóctonos nos cerrará puertas a una inmersión completa. Uzbkistán además de ser una peculiar forma de entender el mundo es belleza. En su territorio podemos encontrar algunas ciudades que son auténticas obras de arte, lugares de paso obligado para los comerciantes y transportadores que dejaron en estas urbes joyas arquitectónicas de gran valor material y visual.

En nuestra ruta por Uzbekistán tendremos varios puntos de parada obligatoria. Sin olvidar que la mejor época del año para visitarlo es la primavera y el otoño debido a su clima continental deberemos hacer escala en Samarkanda, Khiva y Bukhara. Tres ciudades que ya en sus nombres emanan historia ya que hacen referencia a leyendas nacionales escritas por los literatos nacionales. En ellas encontraremos monumentos que han resistido la época soviética y que brillan con el mismo esplendor que les hacía distinguirse del árido desierto. Los bazares que se celebran una vez a la semana le dan color a las ciudades tiñéndolas de aroma a especias y ríos de gente.

Vía: Uzbek Embassy

Imagen: D-Stanley

 

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado