Ruta en bicicleta para admirar las rías gallegas: Iroite en el Barbanza

, , Leave a comment

rutas en bicicletas

De seguro que si has visitado Galicia alguna vez, te habrás quedado alucinado con la forma de sus rías. La leyenda cuenta que fue Dios quién apoyó su mano y dejo el rastro del mar en sus dedos, las cuales forman a día de hoy toda la costa de la región. Pero dejando leyendas a un lado, lo cierto es que las tierras verdes del norte dejan muchos buenos paisajes que disfrutar en bicileta o en rutas a pie; y nosotros hoy queremos mostrarte uno de ellos. Hoy en Anotaciones Viajeras nos dejamos llevar por la magia del barbanza, y lo hacemos subiendo al Monte Iroite.

Para los que no os situáis, la península del Barbanza se encuentra entre las rías de Muros y Noia, y la ría de Arousa. Justamente en ella se encuentra uno de los montes más altos de esa zona, el conocido como Monte Iroite. Pese a que no tiene demasiados metros de altitud, y por su cercanía al mar, no es la primera vez que algún invierno nieva en su cima. Pero lo que nos interesa es descubrirlo con el buen tiempo, porque podrás elegir entre ir a pie, subir en bicileta o ir andando.

Para empezar esta ruta, al menos a pie o en bici, porque en coche, lo mejor es que busques en el mapa el Monte Iroite, salimos desde Tállara. Se trata de una ladea situada entre Noia, Lousame y Boiro desde la que hoy tomamos como referencia, ya que desde aquí comenzamos nuestra subida al monte del que vamos a contemplar la vista. Durante unos cuantos kilómetros, iremos en subida por una carretera de cemento rodeada de naturaleza. Tras el crucero, encontrarás una pista de tierra a la derecha. Tómala y prepárate, porque es ahora cuando viene la más dura subida de la montaña.

Aquí lo mejor es ir haciendo descansos, porque son unos cuantos kilómetros los que necesitamos hasta llegar al asfalto. Una vez llegues, que aunque cueste llegarás, nos encontramos con un cartel que señala EVA10. Si tomas esa ruta en una carretera muy curveada que rodea la montaña habrás llegado a la cima. Y aunque estarás exhausto, habrá valido la pena. Las vistas son increíbles, el aire no puede ser más fresco y aunque no hay ningún tipo de servicios para poder distraerse, creo que el paisaje vale la pena por todo lo que le falta a este lugar que apenas ha sido explotado turísticamente.

Imagen:  kxtells

 

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado