La belleza natural de Kamchatka, las cuevas de hielo

, , Leave a comment

peninsula de Kamchatka

Al este del gran territorio ruso, se encuentra uno de los rincones más apartados y fríos del mundo, la península de Kamchatka. Esta bella tierra nevada está rodeada por dos mares, Ojostk y Bering, y es toda una península volcánica de 1250 Km. de longitud que se localiza en las hermosas y blancas tierras de Siberia. A lo largo de toda su superficie, la península de Kamchatka alberga a más de 160 volcanes, aunque solamente 29 están activos.

Tal es la espectacularidad y grandiosidad del área volcánica que forma parte del Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 1997. Ya os dejamos claro en este post que no es de extrañar que la península de Kamchatka se encuentre con este destacado premio cuando ves por tus propios ojos los sorprendentes parajes naturales del lugar, en los que destacan por encima de todo sus enormes cuevas de hielo que se forman bajo la base de los volcanes.

De entre todos los volcanes que se encuentran activos, hay uno que es muy especial debido a lo genial y maravilloso que es su cueva de hielo. Estamos hablando del volcán Mutnovsky, cuya cueva es una de las más impresionantes y preciosas que existen en el mundo.

El motivo de que el volcán Mutnovsky tenga varias cuevas de hielo de enormes dimensiones tiene una explicación científica: los volcanes activos que se localizan en la península de Kamchatka se encuentra a una elevada latitud, lo que origina que por la parte exterior estén cubiertos por una capa gruesa de hielo. Pero al mismo tiempo por debajo, el calor de la lava hace que fluyan corrientes de agua caliente que horadan el hielo, formando estas gigantes cuevas blancas y heladas.

Las cuevas de hielo son un lugar mágico que en los últimos años ha incrementado su belleza paisajística debido al calentamiento global, pues la extensión y el grosor de los glaciares de la península de Kamchatka se ha reducido enormemente, provocando que el techo de las cuevas se vuelva más fino, y con ello que la luz del sol entre con mayor facilidad. Este suceso permite que las cuevas estén iluminadas durante el día con luz natural blanca y mortecina.

Llegar hasta estas cuevas de hielo no es nada fácil debido a que toda la zona de bosques, volcanes, glaciares y ríos, ha sido muy poco visitada por el hombre, por lo que las condiciones de acceso son muy complejas. Pero desde aquí os aconsejamos que superéis dichos problemas y vayáis hasta las cuevas y túneles de hielo, porque alucinaréis de lo que es capaz la naturaleza por si misma.

Fuente / TodomemalesalTierras polares

Foto / Hamed Khorramyar

 

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado