Fallas Valencianas: pasión y tradición

, , Leave a comment

El fuego es símbolo de pasión. Esa misma pasión con la que los valencianos preparan cada año durante meses estatuas de cartón de tamaño siderales, cuidando hasta los detalles más mínimo para que luego las lenguas de fuego las devoren. Es que las Fallas de Valencia son espectáculo apasionante que da la bienvenida a la primavera.

La celebración nació de la tradición de los carpinteros del siglo XVII: ellos utilizaban una lámpara de madera con la que iluminaban los talleres en invierno (llamado parots) las cuales solían quemar en las calles en la víspera del día de San José.

Al comienzo de la tradición solían vestirlas como humanos, usando arapos, pero con el correr del tiempo  la costumbre se volvió cada vez más sofisticada, el volumen y la altura, las formas, se complejizaron hasta convertirse en monumentales muñecos decorativos.

Durante la semana del 19 de marzo los ninots –monumentos gigantes- toman por asalto las calles de Valencia para beneplácito de vecinos y turistas que llegan a la ciudad para ver las Fallas. Éstas son la fiesta de carácter más internacional de Valencia y se trata de un concurso de arte y mucho ingenio que pone en el tapete el trabajo que muchas personas dedicaron a esta gran fiesta popular.

De todas formas, si la excusa es hacer un lindo viaje a Valencia hay que recalcar que desde  el 1 de marzo ya se empieza a sentir el espíritu festivo con las mascletás, grandes shows de pirotecnia que deslumbra cada día a las 14.00 horas en la Plaza del Ayuntamiento para ir preparando el terreno para las Fallas.

La noche del 15, 700 figuras son puestas en las calles en lo que se conoce como la tradicional plantà de fallas. Llega a haber estatuas de hasta 20 metros de altura. La mañana de San Jose Valencia deja su fisonomía habitual por otra habitada de caricaturas y representaciones satíricas que, gracias al ingenio y arduo labor de sus creadores, pone en tela de juicio a políticos, famosos y últimos eventos retomando la vieja posta de los carnavales.

El 17 y 18 de marzo las comisiones falleras desfilan y llevan flores a la Virgen. El momento cúlmine de Las Fallas se produce en la noche del 19 al 20: es entonces cuando  se lleva a cabo la cremà. Con el marco del espectáculo de luz, música y fuegos artificiales.

Se queman todas las ninot menos el elegido por votación popular que es el que llegará a la posteridad y se integra a la colección del Museo Fallero. Verbenas, cabalgatas, corridas de toros, concursos y otros actos lúdicos completan el programa de estos festejos.

Fotografía FotoBlogRare y Carquinyol en Flickr

 

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado