El misterioso Castillo del Infierno en la colonia Güell

, , Leave a comment

Terror en el Castillo del Infierno

El turismo a través de lugares abandonados es una de las modas que se han extendido en los últimos años entre todo tipo de personas con sentido de la aventura. Internet ha ayudado mucho a la expansión de este tipo de escapadas, en las que predominan las fotografías y la obtención de recursos multimedia para después llamar la atención de los conocidos o familiares con su publicación correspondiente en la red.

Aunque cuando se habla de destinos abandonados Estados Unidos suele ser uno de los lugares más predominantes, habiendo protagonizado todo tipo de leyendas y anécdotas, lo cierto es que el resto del mundo también tiene sus propias zonas olvidadas. España no es una excepción, tratándose de un lugar que está abierto a la exploración para la búsqueda de lugares que en tiempos pasados estuvieron llenos de vida, pero que en la actualidad han acabado quedando apartados.

Un buen ejemplo de ello es el misterioso Castillo del Infierno, nombre popular que recibe el castillo de Torre Salvana, situado exactamente en la colonia Güell. Del mismo se han escrito multitud de leyendas e historias que no han hecho sino aumentar el exotismo de este destino y su atractivo, que capta el interés de los aventureros con ganas de ponerse a prueba.

Para decirlo con claridad, lo que se dice del Castillo del Infierno, por si acaso no es fácil deducirlo por su nombre, es que se trata de un lugar donde hacen acto de presencia presencias paranormales. Se dice que se han dado casos en los que se escuchan voces o se producen incidentes en los que se pone en juego la seguridad de los visitantes. Esto hace que sea, por lo tanto, un destino solo para los más valientes, especialmente en visitas nocturnas, que son, por otro lado, las más habituales por parte de todo tipo de personas. Hay quienes han tenido la oportunidad de visitarlo durante la noche, acompañados en grupos de viajeros intrépidos que al salir de allí han declarado que no volverían a entrar por ningún motivo posible.

La historia data su posible construcción del año 992 y en la actualidad es propiedad de la ciudad de Barcelona, que no parece tener demasiado interés en alterar su status quo actual. Aunque no se ha registrado ningún acontecimiento que pueda haber derivado en la leyenda, quienes lo visitan sí afirman sentir cosas que no parecen proceder de este mundo.

Foto: ryan remillard

 

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado