Consejos para evitar los robos de carteristas en vacaciones

, , Leave a comment

cartera

Cuando nos marchamos de vacaciones nos liberamos de cualquier tipo de presión y nos convertimos en turistas que no están preocupados por absolutamente nada. Es la magia de la desconexión, un tipo de sensación que solo obtenemos en unos pocos momentos del año, sobre todo en verano y en cierta medida también en Navidad. Son momentos del año en los que nuestras preocupaciones mayores pasan a ser si nos vamos a la playa o nos quedamos en la piscina del hotel. No obstante, quizá no estaría de más tener alguna que otra preocupación adicional, puesto que estar un poco alerta será primordial para que no nos convirtamos en víctimas de los carteristas.

“Vigile sus pertenencias, hay carteristas profesionales en la zona”. Este tipo de mensaje lo hemos visto de manera repetida en multitud de locales, lugares públicos y museos del mundo entero. Es un advertencia que se nos realiza para que estemos al tanto de lo que nos puede ocurrir si nos despistamos. Cada vez hay carteristas más avispados e inteligentes, preparados para detectar los puntos débiles de los turistas y para conseguir llevarse sus pertenencias sin que se den cuenta. Es tan terrible el problema de los carteristas, que poco a poco se está viendo un cambio en el rol que adoptan estos ladrones.

Se trata del cambio del perfil del delincuente modelo. Si en el pasado se trataba de personas que tenían un aspecto sospechoso, ahora los carteristas principales son niños o adolescentes. Las mafias han llegado a extender sus redes de manera que han atraído a niños de familias pobres o huérfanos a los que controlan para que roben por ellos a cambio de una mínima tarifa. No son conscientes del mal que están haciendo, porque no conocen otra vida, y como son niños los viajeros no desconfiamos de ellos. Pero a las primeras de cambio, en un golpe de visto y no visto, estos niños carteristas pueden robarle a cualquier persona la cartera, la bolsa, el bolso o cualquier otra posesión que lleven consigo y que no esté protegida de forma apropiada. Por eso es importante que no nos fiemos de nada ni de nadie cuando estemos de vacaciones haciendo turismo, porque podríamos terminar sin pasaporte, sin dinero y con la pérdida de tarjetas, lo que supondría un fuerte dolor de cabeza.

Hay otros consejos que también debemos aplicar. Por ejemplo, es importante que si vemos que hay zonas llenas de personas con grandes aglomeraciones intentemos evitarlas, al menos si es posible. Si no es posible y no queda otro remedio que meternos entre el montón de gente, entonces habrá que adoptar medidas extremas de protección. Si llevamos cartera y móvil será necesario que lo tengamos todo agarrado, para que nada pueda desaparecer misteriosamente de nuestros bolsillos. Si llevamos una mochila, habrá que darle la vuelta para que la zona de la cremallera quede justo al lado de nuestra cara. De esta manera podremos evitar el robo en este tipo de situaciones donde es frecuente que “vuelen” muchas pertenencias personales.

También debemos tener cuidado cuando subimos en el autobús o el metro y hay varias personas a nuestro alrededor. Hay una técnica muy común que utilizan los carteristas para sustraer las pertenencias personales en ese mismo momento, haciendo uso de una chaqueta que les permite tapar lo que han robado. Ante todo, nunca llevemos nuestras pertenencias desprotegidas, ni siquiera en el momento en el cual nos sintamos más seguros. Si tenemos dudas sobre si una ciudad a la que viajemos es segura o no, solo habrá que consultar en la red para ver qué nos dicen las últimas noticias sobre robos y delitos. Y si nos roban la cartera lo primero que deberemos hacer después será denunciar lo ocurrido y anular tarjeta bankia para que nadie la pueda usar sin nuestra autorización.

 

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado